en

¿Cómo emprender cuando eres mamá?

Si estás pensando en convertirte en mamá o ya eres una, debes saber que la maternidad no implica necesariamente dejar de lado tus posibilidades de emprender. Es posible iniciar un negocio y llegar muy lejos con él, incluso teniendo un bebé entre tus brazos.

Las mujeres cumplen diferentes roles dentro de la familia, pudiendo llegar a ser madres, esposas y tener que asegurarse de que las actividades del hogar marchen correctamente. Sin embargo, estos roles dejaron de convertirse en la meta principal de la autorrealización de una mujer desde hace mucho tiempo y en la actualidad, el éxito profesional se ha convertido en una de las principales aspiraciones para su crecimiento y su satisfacción personal.

A pesar de que muchas mujeres incluyen los ingresos de su empleo a la economía familiar, en ocasionas optan por desistir de la vida laboral con el objetivo de estar presentes en el crecimiento y desarrollo de sus hijos.

¿Por qué emprender siendo mamá?

Si bien nadie debería encontrarse en la encrucijada de decidir entre su familia y su trabajo, lamentablemente las empresas y sus políticas llevan a sus trabajadores a esta indeseable situación.

A pesar de que en la actualidad, muchas organizaciones cuentan con políticas que se enfocan en el crecimiento y desarrollo de sus colaboradores, muchos ejecutivos o dueños de negocio aún llevan un estilo de liderazgo que deja de lado los sentimientos y motivaciones de sus subordinados, por lo que les da igual si eres papá o mamá, o si tienes un hijo al que cuidar o si te encontraras en cualquier otra situación similar. A este tipo de personas sólo les importa que trabajes cada vez más horas, les hagas generar más dinero y además pagarte en lo posible un bajo salario.

Es entonces que eso te deja a ti entre la encrucijada de seguir en tu empleo para mantener a tu familia, con el coste de perderte los momentos más bonitos que pudieras tener con tus hijos, o dejar tu empleo y no tener los suficientes ingresos para mantener los gastos del hogar ni los alimentos necesarios para que los niños crezcan saludables.

Este ha dado forma a uno de los principales problemas de este siglo: Los niños crecen sin sus padres

En ese contexto, trabajar para una empresa como empleada, definitivamente presenta ciertas desventajas que podrían incidir directamente en el cuidado y funcionamiento de la familia. Sin embargo, aún existe la posibilidad de seguir trabajando y generando ingresos mientras debes estar también pendiente del cuidado de tus hijos: Emprender un negocio desde casa.

¿Qué requisitos necesito para ser una mamá emprendedora?

Si estás convencida de dar este gran paso en tu vida como madre, debes considerar contar con los siguientes requisitos:

  • Leer historias de éxito de madres emprendedoras
  • Creer en ti y tus ideas con convicción
  • Adoptar una actitud productiva
  • Establecer tus prioridades
  • Organizar tu tiempo, dinero y energía tanto en la familia como en tu emprendimiento

¿Qué beneficios tiene emprender siendo mamá?

  • Creas tu propio horario y organizas tus tiempos según tus necesidades
  • Tus actividades se adaptan a tu comodidad
  • Cuidas de tus hijos mientras trabajas

¿Cómo empezar a emprender siendo mamá?

1. Identifica las necesidades del mercado y tu público objetivo

El primer paso para dar paso a la mamá emprendedora que llevas dentro, es identificar y definir cuál será el público al que deseas apuntar. Es decir, cuál será el nicho de mercado en el que te desenvolverás.

Una gran idea es mirar a tu alrededor y plantéate la siguiente pregunta: ¿Qué soluciones podrías brindar a las pequeñas situaciones que las personas pasan en su día a día?

Analizar las necesidades que tienen las personas que conviven contigo puede atraer a tu mente nuevas ideas y formas de optimizar y solucionar estas dificultades.

2. Identifica tus fortalezas y habilidades

También es importante analizarte a ti misma. ¿Cuáles son los temas que más te gustan o apasionan?¿Tienes alguna habilidad que te permita hacer algo y que te distinga de los demás?

Con una especialización es más fácil definir los contenidos y estrategias para crear un emprendimiento con el objetivo que genere buenos beneficios, agregándole así un valor adicional a tus productos.

3. Investiga el mercado

Puedes ayudarte de la tecnología para investigar a tu público objetivo y la competencia, sin salir de casa ni descuidar tus deberes. Por ejemplo, puedes ingresar a diferentes grupos de Facebook que agrupen a personas que has definido en el primer paso, encontrar mejores soluciones o afianzar tu idea de negocio e incluso utilizar este mismo canal para promocionarlo.

4. Ponlo en marcha

Luego de tener todo lo anterior listo, arriésgate y apunta al éxito de tu emprendimiento. Desarrolla las actividades de tu negocio según tus necesidades. Solicita apoyo de tu pareja o familia, si es el caso o si lo consideras necesario.

Consejos para una mamá emprendedora

1. La maternidad no debe convertirse en un impedimento para crear tu propio negocio

Sabemos que ser madres es un trabajo de tiempo completo. Sin embargo, esto no debe ser un impedimento para tu desarrollo profesional o para la búsqueda de tu independencia económica.

Para tener éxito es necesario que organices tus actividades diarias, y la mejor opción podría ser anotar en una agenda todos los quehaceres que tienes en el día. De esta manera también podrías delegar tus responsabilidades. Por ejemplo, si necesitaras que cuiden a tus hijos mientras realizas determinada actividad, podrías coordinar con anticipación la ayuda de alguien de confianza.

2. Crea un adecuado balance entre tu negocio y tu maternidad

Debes tomar en cuenta de que el tiempo es un recurso que no puede renovarse, así que debes cuidarlo y aprovecharlo al máximo en tu familia y en tu emprendimiento.

Para ser una mamá emprendedora y llegar al éxito, es necesario que crees un adecuado balance entre las actividades de tu negocio y la crianza de tus hijos. Es entonces que podrías involucrar a tus hijos en tu emprendimiento, hablarles sobre lo que haces y el motivo por el que lo estás realizando. De esta manera, podrías conseguir que tus hijos te comprendan y además te brinden su apoyo.

3. Busca financiamiento

Muchas mamás no cumplen con el sueño de emprender por la falta de recursos. Sin embargo, en la actualidad existen diversas fuentes de financiamiento. Puedes acudir tanto a financieras, como a tus amigos o familia más cercana para apalancarte de ese dinero y arrancar con este nuevo proyecto.

4. No te rindas

Si estás comenzando a emprender, sólo debes ser perseverante y confiar en el producto que elegiste. Ten en mente que las cosas no siempre salen como uno quisiera, pero que no perdemos nada intentándolo hasta conseguir el éxito que se desea.

Casos de éxito

Cada vez es mayor el número de madres emprendedoras que inician un negocio desde casa y les ha permitido ser económicamente independientes, desarrollarse en lo que les apasiona y por supuesto, cuidar de sus hijos casi a tiempo completo.

Pamela Infante es una mamá emprendedora que a raíz de la pandemia y el contexto económico de su país, tuvo dificultades para encontrar un empleo luego de haber terminado recientemente su carrera de Contabilidad. Sin embargo, ella tomó esta situación como una oportunidad para emprender, e inició un negocio de ventas de productos de belleza.

“Dos consejos que les puedo dar son que se arriesguen y dejen el miedo de lado”

¿Qué opinas?

Escrito por Arturo Espinoza

Arturo Espinoza, administrador de empresas y CEO de Mi Mundo de Peluche, la empresa líder en Perú en el rubro de muñecos de peluches y regalos personalizados. Cuenta con una amplia experiencia en el sector financiero, cobranzas, marketing digital y desarrollo web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

GIPHY App Key not set. Please check settings